la energía defensiva, Wei Qi

Cuando pienso en la energía defensiva wei qi, me acuerdo de mis años de estudio con Eglantine Oudart. Cada vez que uno de nosotros estornudaba, ella no decía “salud” o “Jesús”, decía un WEI QI fuerte y firme.

Cuando estornudamos, significa que nuestro cuerpo ha encontrado algún “enemigo” y las defensas se ponen en marcha. Nuestro guarda pacifico interior erige su escudo, prepara su espada, y en marcha! Nuestro cuerpo comienza a tener escalofríos para subir la temperatura. La fiebre es un acto defensivo: quemar el enemigo, en ello consiste la solución….

Wei Qi tiene que ver con la energía de nuestros pulmones. Es por eso que en qi gong trabajamos mucho los ejercicios de pulmones para aumentar nuestra inmunidad. También utilizamos ejercicios taoístas con colores y sonidos para dejar entrar lo bueno, lo sano, y expulsar lo sucio, lo negativo.

Pero esta fuerza tiene también que ver con los riñones, que permiten una buena expiración. Sin un trabajo potente de los riñones, no hay buena respiración. Hay asmas que vienen de una debilidad de la energía riñón. Entonces, se trata de hacer también qi gong para fortalecer nuestro enraizamiento  y así dar a nuestro guárdian pacifico la fuerza necesaria.

Tanto sea por un tema físico, una prevención contra los resfriados, las bronquitis…. como por un tema emocional, con qi gong i meditación adquirimos la capacidad de decidir: “eso si lo quiero en mi vida, eso otro, no”... Un ”no“ firme que se apoya sobre la energía del hígado y su “santa cólera” para utilizar la espada de la Justicia y expulsar de tu vida lo que quieres expulsar...

El qi gong es dulce, suave y flexible como el bambú, pero cuando es necesario, es agudo, duro y rápido como una flecha. Puede ser marcial si tu vida necesita que adquieras una actitud marcial. Es muy adecuado por ejemplo en el caso de una persona que ha sufrido o sufre maltrato.

Wei Qi, nuestra energía defensiva, es nuestro gran amigo. Y como un amigo muy querido lo tenemos que cuidar, con auto masajes, buenos pensamientos, comida adecuada, sueño suficiente…