Nuevo Año Chino

Este domingo 10 de febrero entraremos en el Nuevo Año Chino. Será  el año de la Serpiente. Espero que os regale a todos el ánimo, la salud, el trabajo y el  dinero, y por supuesto el amor, con todas las maneras de vivirlo.

Hace unos años veía esta celebración como algo alegre, festivo, exótico, pero no lo incorporaba para nada en mi mundo. Por más que sabía que ésta es la celebración de la entrada a la primavera, la de dar la bienvenida a esta estación de renacimiento, de fuerza vital, me parecía raro recibir un  “feliz año chino” de parte de unos amigos o unos conocidos.

Pero en la vida hay siempre unos “antes “ y unos “después”….. Mi “después” fue pasar el Nuevo Año Chino en Plum Village, el monasterio de Thay, el monje budista zen Thich Nhat Hanh.

Llegué allí en  febrero 2011, justo un día antes del comienzo de las celebraciones. Las monjas y los monjes estaban con sus familias que habían venido de Vietnam, Francia, Australia, Estados Unidos, de todo el mundo. Preparaban comida deliciosa, y el extraño pero estupendo “pastel de la luna” (hay que recordar que el Nuevo Año Chino es lunar, no solar). Organizaron un mercado gratis con comida tradicional, invitando la gente de los pueblos de alrededor a compartir con nosotros. Habían puesto flores en todos los sitios, y flores de papel en los arboles que todavía no habían florecido. Thay dio una enseñanza como siempre preciosa en sencillez y profundidad, donde se vivía la importancia de dar la gracias a sus ancestros y de saludar a la Tierra.

Como era un momento excepcional en el año tuvimos la suerte de preguntar a nuestros ancestros espirituales sobre alguna cosa a aclarar relacionada con el nuevo año, a través de versos escritos en papel. Dado a que había gente occidental y oriental, pudimos elegir entre Victor Hugo, y un poeta del Vietnam. Entonces hice mi pregunta y fui a buscar un papel  en un caldero, después un monje me hizo la interpretación.

Fue una celebración alegre y sencilla. Con un sentido del humor único. Ver a la monja Chân Không, mujer excepcional con una fuerza de alma penetrante,  y que considero  como el alter ego femenino de Thay,  verla disfrazada de maga, con una cola de gente de la mañana a la tarde, para que le haga la interpretación del oráculo, fue un momento inolvidable. Por supuesto que la Hermana Chân Không no hacía una lectura superficial de maga; daba todo su tiempo, toda su bondad, para escuchar a cada uno , y regalarle una ayuda espiritual.

Agradezco mucho a toda la gente de allí, a mi tía Marie José que comparto conmigo esta experiencia,a  los gatos que viven allí y participan a su manera, a la naturaleza suave de la Dordogne, porque me han regalado una semana inolvidable, y ahora sé lo que es vivir el Nuevo Año Chino, y la entrada en su dinámica .

Entonces, feliz año nuevo a todos!

Comentarios

Gracies Maria, i gracies Nuria.

M'alegro els seus comentaris .

Estic molt bé, graciés.

 

 

Una abraçada

Gràcies per comertir aquestes vivències tan boniques.espero que estiguis millor.
Una abraçada
Maria

Me gusta tu página, Veronique, "es muy dulce", y el comentario que has hecho sobre el año nuevo y tu experienia. Mejórate mucho! Pienso en tí
Núria