La rosa de San Jordi y la flor de Loto

En poco menos de un mes festejaremos el día de Sant Jordi.

Cuando llegué a Cataluña para quedarme a vivir, hace 9 años, me sorprendió mucho ver  los mercados de libros al aire libre, la gente con una rosa en la mano. Me gustó ver este encuentro entre la literatura y la expresión del amor.

Mi comprensión de la celebración de San Jordi es en relación a la capacidad de transformación del ser humano.

El dragón como símbolo de nuestros instintos primarios mal controlados, nuestros deseos sin fin, que nos llevan a un infierno interior y al sufrimiento. Pero también San Jordi, nuestra capacidad de luchar contra nuestras fuerzas oscuras, a cortarlas con voluntad y coraje.

La Dama, nuestro lado puro, bello, a proteger, alimentar y cultivar, y la Rosa, nacida de la sangre, expresión ultima  y magnifica de nuestra capacidad de transformación y transmutación relacionada con el amor.

Veo en esta rosa la flor de Loto taoísta y budista; de lo peor siempre hacer lo mejor. Es porque conocemos el sufrimiento, porque hemos pasado a través de sus llamas dolorosas, que podemos vivir la felicidad. La flor de Loto, como la rosa, es el símbolo de nuestro corazón, de nuestra capacidad de tener un corazón recto, puro, sincero.

En esta leyenda veo un qi gong: el dragón, con exceso de Madera, rabia y furor; San Jordi y su espada, el Metal, elemento de control de la Madera. Y por fin la Rosa y la Dama, el Fuego, la energía del corazón .

Tres elementos que podemos juntar en un qi gong que permite calmar nuestro furor para llegar a la  expresión del amor y de la compasión.

Cuando regalamos una rosa o un libro celebramos esta capacidad de transformar a través del amor.

El amor, la compasión,  son las  llaves de la transformación y de la posibilidad de cambiar el mundo.  

 

Comentarios

La relación que estableces entre la Rosa y el Loto como punto de transformación y superación de los instintos. Muchas gracias por tu sabiduría Veronique!!
Un abrazo

Gracias Milena!!!!

Gracias!

Gracias Panna!