la flor

Hace dos semanas que enseño el qi gong de la flor en mis clases. Es una práctica ideal durante la primavera. Da flexibilidad al cuerpo, trabaja muy bien la conciencia corporal, calma….  Es muy frecuente en el qi gong manifestar la flor tanto con un movimiento concreto, un mudra, como con una actitud de compasión y de confianza serena.

La flor, símbolo de crecimiento entre tierra y cielo, de apertura a la energía del Cielo, es un  regalo hacia los otros, tanto por su belleza como por su perfume. La flor del qi gong es espiritual, es el loto de la transformación para la persona que la practica, como también y a través de ella, para todos los seres.

En Oriente como en Occidente, en poesía, pintura, el arte en general, la flor, de apariencia frágil, es el lenguaje del corazón y del alma. Esta semana, aquí en Cataluña, regalamos la  “reina de las flores”, la rosa, y celebramos así el día de San Jordi.

En todos los eventos claves de la vida humana hay flores, las de las celebraciones, las del enamoramiento…. Nos acompañan  a lo largo de nuestras vidas, con sus colores y su elegancia.

Pero el sitio ideal para las flores es nuestro corazón; aquí tenemos a nuestra flor con su belleza, su  personalidad, su alma; aquí va creciendo, se expresa a través de nuestras sonrisas y de nuestras palabras. Cuidando la flor de tu propio corazón sabes decir mejor, a quien tienes a tu lado, la palabra que necesitan escuchar para sentirse bien.

Jardineros, a cuidar vuestras flores!