Alimentar la calma

Después de unas semanas de descanso agradable, en compañía de  personas queridas, he vuelto a mi cotidiano. Me ha ido muy bien este tiempo de pausa, con un ritmo diferente de lo normal, y en otros sitios. Me permito conectar con otra parte mía, cambiar de papel, y esto va muy bien, porque siempre da la oportunidad de confirmar que somos, cada uno de nosotros, todo un abanico de personalidades.

Entonces, durante las Fiestas, cambié de papel, y como nunca somos profeta en nuestra tierra, y tampoco en nuestra familia, descansé profundamente de mi cotidiano, de mi papel de profesora de qi gong meditación, y de la práctica, verificando una vez más que de vez en cuando va bien dejarla; es todo una práctica hacerlo….

Y al volver a mi normalidad, a mi cotidiano, sentí los beneficios de estas vacaciones,  y la potente energía que me han dado.

Pero después de las Fiestas, de las luces de Navidad, de los deseos de la entrada en 2015, tuvimos el impacto de los eventos en Francia. Eventos dramáticos, tanto para las personas fallecidas, heridas, y sus familiares, como para el dolor de todo un país. Y en este dolor, común a millones de personas, cómo no pensar en toda la gente sufriendo en su carne, en su corazón, en su libertad, la violencia, la guerra, las atrocidades que viven tantos seres en este mundo.

Por una razón relacionada a mi vida personal, estos eventos han tocado cosas que ya conozco, y en seguida vi que aquí tenía el riesgo de alimentar semillas que no quiero despertar. He elegido volver a leer unos escritos del Dalai Lama, como también de Thich Nhat Hanh, Christiane Singer, para ayudarme a alimentar la calma, y las semillas de paz, de esperanza, en lo mejor del ser humano, y en  la capacidad que tenemos, cada uno de nosotros, de pulir la ganga de nuestro corazón para revelar la belleza de nuestro diamante interior, de nuestra flor de loto de amor y de compasión.

Hoy más que nunca, quiero cantar el Om Mani Padme Hum, y poner en este Mantra toda mi fe en un mejor mundo posible, aquí  y ahora.