Entendiendo la práctica del Taiji Quan

Todas las anteriores explicaciones podrán parecer un poco teóricas. Y es que, en realidad, la mejor manera de entender el Taiji Quan, es la experiencia y nada más…

En sus primeros cursos, el alumno va a descubrir muchas pequeñas cosas sobre sus capacidades; otra manera de moverse, de utilizar su cuerpo y su cerebro.

El Taiji Quan no es un arte “fácil” ni tampoco “difícil”, cada uno puede practicar el Taiji Chuan, y cada uno puede vivirlo de manera muy personal.

Para unos, es un manera de restablecerse físicamente; para otros, de tener una mejor coordinación; y para otras personas, de luchar contra sus problemas de memoria, de angustia, de agresividad y muchas otras cosas…

El Taiji Quan puede trabajarse en grupo, bajo la dirección de un profesor, o solo, con un compañero, etc… 

Generalmente un curso combina la práctica de un “Tao Lu” – un encadenamiento, una coreografía como los “katas” de las artes marciales japonesas – con ejercicios más cortos, solo o con un compañero y, poco a poco, con una práctica marcial adaptada al nivel de todos; no para hacer una práctica de “self-defense”, sino para entender por qué es necesario hacer un gesto de una cierta manera: es muy mnemotécnico!