Reflexiones "post taller"

Este domingo, hemos tenido un taller apasionante con Tew Bunnag, en Madremanya: “cuidar al cuidador“. Este taller forma parte de un ciclo de formación sobre la muerte, el fin de la vida, en fin, cosas de la vida que a veces, o diría muchas veces, no queremos pensar ni mirar….

En este taller, Tew, con su sabiduría y su generosidad de siempre, nos enseñó prácticas de qi gong y meditación, así como prácticas provenientes del arte marcial, para prepararnos para día de trabajo que nos espera, y limpiarnos al final de la jornada de todo lo que hemos vivido, antes de poder descansar tranquilamente.

Muchas veces la gente se queja de los médicos, pero cuando se piensa en el estrés acumulado por ellos durante todo el día, escuchando el dolor humano con todas sus variaciones, y con todo el impacto que puede tener en la vida personal del personal médico, enfermero...? 

Durante este taller hemos aprendido técnicas físicas, energéticas, de muy corta duración, lo que permite a la gente que no tiene tiempo, practicar con eficiencia y resultado positivo. Y como todos somos cuidadores de alguien, sea profesionalmente o personalmente, creo que es una práctica realmente muy necesaria en nuestra época.

Disfruté mucho de este día de formación; practicar con Tew, compartir con Teresa, encontrar nueva gente, escuchar a un médico oncólogo muy interesado en estas técnicas y el alivio que podría dar al personal de su hospital; ha sido un día muy enriquecedor.

Pude sentir una vez más cuánto me gusta practicar el qi gong y la meditación; cuánta humanidad, compasión, escucha profunda,energía ,  se pueden transmitir con este arte interno.

“Cuando reguemos las semillas de la atención plena mediante la práctica, brotará la felicidad” Thich Nhat Hanh