Mirar y vivir la belleza

La Energía Madera, en relación con la primavera, es la manifestación de la subida del Yang. Hay potencia y fuerza en este movimiento energético; pero si tenemos algún estancamiento de la Energía del Hígado,  podemos sentir nervosismo, frustración, nos enfadamos por nada, gritamos…

Como calmar esto? Algunos movimientos de qi gong utilizan golpes, gritos…  muy parecidos a los que hacemos cuando entramos en rabia, para sacar lo que tenemos dentro, y así permitir expresarlo sin agredir a nadie. Nos permiten liberar nuestro cuerpo de una carga, vaciar lo sucio, y así encontrarnos mejor.

Pero una vez tirado el saco de nuestras frustraciones, pequeños y grandes enfados, hay que llenar. Aquí entran los movimientos más suaves, los estiramientos, para permitirnos vivir la flexibilidad del bambú, tanto al nivel físico como al nivel mental y emocional. El qi gong es una práctica física que induce esta flexibilidad a través del trabajo de los  meridianos.

Podemos también utilizar las “ventanas del Hígado“, que son los ojos, para ayudarnos con este objetivo. Cómo? mirando paisajes preciosos, leyendo libros, artículos, que nutren lo mejor de nosotros, eligiendo siempre mirar lo bonito, lo precioso. No es ignorar que hay cosas feas, es decidir, con toda nuestra alma, alimentar lo mejor, siempre.

No es por nada que los grandes Maestros zen o los grandes Maestros de qi gong, escriben poesías, hacen caligrafía, cultivan orquídeas…  eligen poner belleza en el mundo, porque saben que así están haciendo para todos un gran acto de transformación y de curación.

Finalmente, gracias a la práctica, descubrimos poco a poco que la Energía de Madera suele ser tierna como la primera flor de primavera, y el tigre se hace gato, sin perder nada de su fuerza, al contrario. Te permite así dejar las peleas inútiles y tener para ti y para el otro una mirada profunda, una escucha empática, y una palabra amorosa, que cura.

 

 Próximo taller sobre el tema: el 12 de Abril, Cal Sereno, Medinya ("los movimientos del tigre")