El miedo daña la energía de los Riñones

Seguramente te acuerdas de tu infancia, o tienes hijos o nietos para ayudarte a recordarla…Seguramente te acuerdas de esa noche cuando viste  un monstruo, quizá un dragón escondido debajo de tu cama, o detrás del armario…¿te acuerdas de tu susto, de la aceleración de tu ritmo cardiaco…y del pis que hiciste en tu cama?

 

El miedo daña la energía del Riñón. El problema es que nuestra vida de miedos no se queda en la infancia. Seguimos en ellos…Miedo a perder el trabajo, miedo a no tener dinero, miedo respecto a la enfermedad, al envejecimiento, miedo a vivir, miedo a morir. Y hay personas que viven realmente situaciones de terror(maltratamiento, agresión, guerras…).Todas las situaciones de miedo fuerte agudo o de miedo crónico dañan el Riñón. Entonces el objetivo de la práctica en este caso es:

 

Permitir a la persona ver sus miedos , cara a cara, poner la Energía de la Tierra (la Razón)para solucionarlo o al mínimo racionalizarlos.

Dar las herramientas para evitar que la persona entre en pánico.

Aumentar la energía de los Riñones para no vivir estados de cansancio, de pérdida de control y los síntomas que acompañan esto como palpitaciones, sensación de frío o exceso de calor en los manos, el pecho…

 

Hay que pensar también  que el miedo existe para salvarte la vida, para que tengas la energía  necesaria para escaparte, huir, o defenderte. Es a fuerza de vivirlo durante tiempo que te cansa, pero en situaciones extremas, te salva. Si después pones la razón(Energía de la Tierra), puedes hacer de tu miedo un gran catalizador de cambio.

 

Tu punto débil puede así transformarse en tu punto fuerte, y puedes vivir el coraje en su expresión tranquila y pacífica.