Sentidos y MTC: los ojos son las ventanas del Hígado

 

Según la Medicina Tradicional China, y por lo tanto también en el qi gong, que pertenece a esta práctica milenaria, los sentidos están relacionados con un órgano, o  mejor dicho, con la energía de un órgano.

Trataré en este articulo sobre la vista, porque estamos en primavera, Energía Madera, en relación con los ojos.

Todos los sentidos son ventanas abiertas al mundo; nos permiten conectar con el mundo exterior. Y los ojos son  las ventanas del Hígado. A través de sus cristales,  miramos al mundo, sus formas, sus colores, lo analizamos, lo tratamos, decidimos ir aquí o allá, consideramos que esto es bonito o es feo, pensamos el mundo. No tenemos la misma  forma de ver, de mirar, y por tanto, de pensar el mundo. Seguramente, cuando veo algo rojo, que para mi es rojo, no es exactamente el mismo rojo que lo que ve otra persona. Y de aquí a considerar que entonces puedo llegar a pensar el mundo de otra forma…. 

En la práctica del qi gong, hay muchos movimientos que permiten descansar la vista, ayudan a trabajar su campo visual, y esto es tan importante en nuestra época actual, donde nuestro mundo visual se reduce con las tabletas, los móviles, los ordenadores, sin hablar de los inmuebles que están en todo nuestro alrededor, y limitan nuestra mirada. Miramos cerca, todo cerca, al punto que nuestro mundo físico real se reduce, cuando el espacio virtual no para de crecer. Y esto me parece bastante preocupante. Entonces, practicando qi gong, puedo volver a trabajar mi vista de lejos, pero también aprender a enfocarla,  y esto en relación con la Energía del Hígado (objetivo) y de la Vesícula Biliar (estrategias). Es lo que llamo en clase tener una diana (objetivo)  pero también arco y flechas (estrategias).

La práctica contiene también auto masajes de puntos de acupuntura, que permiten relajar la vista, y ayudar cuando hay problemas de visión.

Personalmente, una las razones que me impulsaron a practicar qi gong hace años ha sido una pérdida de campo visual por causa de una patología de la hipófisis. Para mi gran satisfacción, y con pruebas de campo visual, recuperé en esa época casi la totalidad de lo que había perdido, y esto fue el inicio de mi descubrimiento de la práctica.

En la tradición oriental, tanto sea budista como taoísta, se trata de la mirada interior. Limpiando la mirada exterior, física, orgánica, de sus velos (los que practican la terapia  de W. Reich hablan de bloqueo ocular), podemos aspirar a tener una mirada interior, para ver nuestra realidad interna, interior, sin contarnos historias, considerando que esto es lo que es, y aprendiendo a domesticar esta realidad, con paciencia, comprensión, y mucha compasión. Es todo un camino hacia nosotros mismos, que nos abre después una renovada mirada exterior, más libre de prejuicios y juicios precipitados.

 

 

 

 

Comentarios

¡Gracias Véronique por este espléndido artículo que nos permite "ver" desde esa otra orilla o mirada el mundo interior y exterior!
¡Bravo y abrazo!

Gracias Milena ! 

un abrazo fuerte