Qi gong y el sistema respiratorio

La práctica del qi gong permite bajar la frecuencia respiratoria, profundizar la respiración y aumentar la cantidad de dióxido de carbono expulsado. Durante el qi gong, el consumo de oxigeno disminuye en un 30%, aproximadamente. El qi gong suele ser beneficioso en caso de bronquitis o de asma.